22 marzo, 2017

Excursión de Jóvenes Montañeros a Piornedo

En febrero, en vez de hacer una excursión, nos fuimos a Valdelugueros, pero en marzo sí que hemos hecho una auténtica excursión de Jóvenes Montañeros. El sábado salimos desde Anciles en un coche Álvaro, Luis, Pelayo y Marcelo con Charly como guía. Llegamos un poco tarde a Piornedo, de tal forma que cuando empezamos a caminar pasaba de mediodía. Teníamos un día totalmente primaveral con sol y temperatura suave. La excursión discurre por un camino forestal que va subiendo un valle largo.

Una parada al inicio del camino
Enseguida tuvimos que ponernos en manga corta. La ruta discurre al principio entre un bosque de robles, después encontramos hayas. Pero como estamos en invierno los árboles están sin hojas. Cruzamos un arroyo que baja de la montaña. Después encontramos varias cascadas con más o menos caudal que desaguan sobre el valle. El camino es sencillo, pero se hace un poco monótono para los chicos.

Cuando alcanzamos cierta altura encontramos nieve en el camino. La mayoría de los chicos van en zapatillas, así que no conviene pisar mucho sobre nieve. A la hora de la comida hemos llegado al final del valle. En una zona alta y despejada, al lado de un depósito de agua paramos a comer.
En manga corta sobre la nieve.
Como se nos hace tarde y no vamos equipados para alta montaña, decidimos subir una pequeña cumbre cercana que no tiene nieve. Con pocas ganas nos lleva unos veinte minutos la ascensión. Desde esta cumbre tenemos un espléndido panorama con laderas cubiertas de nieve, valles abiertos, cumbres nevadas. Cerca vemos el pico Huevo de Vegarada, cerca del que estuvimos trineando hace unas semanas.
En la pequeña cumbre, a 1.870 metros de altura.
El descenso resultó más rápido y, sobre todo, más divertido. Bajamos deslizándonos sobre la nieve hasta el lugar donde habíamos dejado las mochilas. Un breve descanso y seguimos camino. Llegamos a una cascada con gran altura y un caudal abundante. Nos entretenemos tirando palos y jugando alrededor de la cascada.
Impresionante cascada alrededor de la cual estuvimos jugando.
El resto del camino es un descenso rápido hacia el coche en una tarde soleada. Resultó una excursión sencilla por un valle muy chulo.

Una selección de fotos:
Jóvenes Montañeros en Piornedo

01 marzo, 2017

Convivencia en la nieve con Niara

El pasado fin de semana, aprovechando las fiestas de carnaval, nos fuimos hasta Valdelugueros para disfrutar de un fin de semana de convivencia en la nieve. Además nos acompañaros los chicos del Club Juvenil Niara de Valladolid y algunos chicos de Zamora. En total nos juntamos algo más de veinte personas en la casa del campamento.

Jugando por la tarde con los chicos de Niara
Los de León llegamos a eso de las seis de la tarde del sábado, cuando los de Valladolid ya llevaban allí unas horas y tenían la casa caliente y lista. Nos dio tiempo a jugar un rato al balón antes de que nos celebraran la misa del domingo en el oratorio del campamento.
En la cueva de Tolibia
Después de la cena nos fuimos hasta Tolibia y desde allí hicimos una excursión nocturna hasta unas cuevas conocidas. La noche estaba preciosa, con unas estrellas impresionantes que muchos chicos nunca habían visto. Nos costó un poco encontrar las cuevas. La primera no era muy vistosa, pero la segunda es chulísima. Total que nos acostamos bastante tarde el sábado.

El domingo no madrugamos, como es lógico. Pero después de desayunar y prepararnos fuimos hasta el puerto de Vegarada. Allí sí que había nieve. Buscamos una pendiente sin peligro y nos dedicamos a deslizarnos con trineos y palas. Estuvimos varias horas disfrutando de la nieve en un día con un cielo absolutamente azul, sin viento y con temperatura suave.
Pelayo y Álvaro disfrutando del trineo
Hasta los mayores aprovecharon para gozar de la nieve. No hay más que ver a Houston en esta foto:
¡Y no se cayó!
Todos disfrutamos un montón, pero la nieve cansa mucho.
Es hora de retirarse
Regresamos a Valdelugueros felices, pero muy cansados. Algunos totalmente empapados. Pero no hay problema. Nos cambiamos de ropa y a disfrutar de nuevo. La nieve da hambre, así que la comida se alargó más de lo normal. Por la tarde los chicos de Niara se marcharon después de recoger todas sus cosas.
Emocionante partida de Monopoly
Nos quedamos solos los de León. Así que la tarde nos dio para explorar el campo y jugar unas buenas partidas de Risk y Monopoly. Esta vez nos acostamos más pronto. El sueño hizo mella en los más pequeños.
Partida de Risk nocturna
El lunes amaneció con nieblas. No apetecía salir de casa. En consecuencia, después del desayuno, decidimos jugar otra emocionante partida al Monopoly. Con esto llegamos a mitad de la mañana. El cielo seguía cubierto de nubes con amenaza de lluvia. Aun así decidimos salir de casa y hacer una excursión. Primero seguimos la famosa "ruta de Mordor". Después subimos por un camino que ascendía por el bosque en busca de lo que llamamos "el castro".
Caminando por la "ruta de Mordor"
Por el camino encontramos nieve en algunos tramos. En un momento vimos un corzo que huyó de nosotros a saltos. Seguimos avanzando, pero no aparecía "el castro". En un momento parecía que estábamos perdidos. Por fin nos dimos cuenta de que nos habíamos pasado de nuestro objetivo. Seguimos camino hasta encontrar la bajada directa hasta el campamento. Llegamos un poco tarde a comer.

Ya solo nos quedaba comer, descansar un poco y empezar a recoger. Antes de marchar pasamos un momento por el pueblo. Algunos se tomaron un merecido helado. El próximo año más.

Una selección de fotos:
Valdelugueros carnaval 2017

17 enero, 2017

Trekking Familiar en Las Omañas

El pasado domingo nos tocaba la excursión de Trekking Familiar Anciles. Teníamos previsto ir hasta Puebla de Lillo y recorrer la ruta de La Cervatina, pero la previsión del tiempo era ciertamente muy negativa: frío, nieve y viento. A pesar de las inclemencias decidimos mantener la convocatoria, pero cambiando nuestro objetivo hacia Boñar. Ya a punto de partir, en el último momento, volvimos a cambiar de objetivo. Por si acaso, iríamos hasta Las Omañas, más al sur y al oeste, para hacer allí un breve recorrido por Las Médulas de Villaviciosa. Esta es una explotación de oro de los romanos semejante a Las Médulas de el Bierzo, pero menos conocida. El método de extracción de oro era algo diferente.

Un alto en el camino para repartir "chuches"

Finalmente nos plantamos en Las Omañas cerca de veinte personas. El día era ciertamente frío, con algo de viento, pero con sol la mayor parte de la jornada, y resultó una excursión agradable. Partimos de una cantera de grava y fuimos haciendo un recorrido, más bien corto y sencillo, por el monte que entra de lleno en estas Médulas. Casi todo el recorrido fue por pistas forestales amplias, con poca pendiente.

Por el camino paramos en algún lugar alto con buenos paisajes. También encontramos un cazador que nos contó sus aventuras por estos montes. Paramos a comer pronto, todavía no habían dado las dos de la tarde. Después nos tocó bajar por una pendiente un poco más fuerte para enlazar con el camino de vuelta. Los más jóvenes llegaron los primeros al camino, pero siguieron el sentido equivocado y hubo que ir a "rescatarles".
En medio del recorrido, todos bien abrigados.
Desde aquí, llegar hasta el punto de partida fue un paseo. A primera hora de la tarde llegamos de nuevo a Las Omañas y pudimos tomarnos un café con gran tranquilidad. También hubo tiempo de jugar al futbolín. Incuso hubo quién perdió una partida con su padre y tendrá que pagar por ello... Cuando ya estábamos a punto de regresar llegaron los cazadores con cuatro jabalíes que habían caído ese día. Nosotros regresamos a casa después de un día de excursión tranquilo y enriquecedor.

Una selección de fotos:
Trekking Familiar Las Omañas

10 enero, 2017

Navidad 2016 en Anciles

La Navidad es un periodo de vacaciones para los escolares, pero un momento de gran actividad en el Club Juvenil. Veamos lo que hemos hecho estos días.

Celebrando la Navidad

La primera cita importante fue la celebración de Navidad. El día 23 de diciembre tuvimos en el oratorio de Anciles una misa para preparar las fiestas. Después lo celebramos con turrones y villancicos. Estuvieron Dustán a la guitarra y a Marcelo al piano. Además estaban dos "cantadores" de los buenos que nos amenizaron la velada.
Dustán a la guitarra y Marcelo al teclado cantando villancicos

Campeonato de Scalextric

Otro de los clásicos de estas fiestas es el campeonato de Scalextric. Montamos un circuito grande y, durante tres días, hacemos carreras cronometradas. Siempre está la emoción del quién es el más rápido o quién consigue controlar mejor el coche para que no se salga de la pista. Cada día el mejor se lleva un buen fajo de denarios.
Gonzalo y Álvaro a los mandos

Patinando sobre hielo

Otra actividad que se va consolidando es ir a patinar sobre hielo. Estos últimos años ponen una pista de hielo en la ciudad. Un día quedamos en el club para ir a disfrutar. Nos tocó hacer un buen rato de cola antes de poder entrar, pero mereció la pena. Cada uno con su habilidad va progresando. Algunos, como Pelayo, ya dominan la técnica y caen pocas veces. Otros, como Álvaro, son novatos y están más tiempo en el suelo que en pie, pero lo siguen intentando sin desanimarse. Hugo o Luis lo tomaron con más calma. Una hora muy divertida, pero agotadora.
Álvaro, Hugo, Pelayo y Luis en la pista de hielo

Excursión

Por diversas circunstancias tuvimos que retrasarlo varias veces, pero finalmente el día siete de enero nos fuimos de excursión de Jóvenes Montañeros hasta Babia. Desde el pueblo de Robledo subimos el Pozo Lao, un pico de 2.016 metros de altura, pero muy sencillo de ascender. Fue un día soleado en el que no pasamos frío. Por fin Álvaro consiguió su carnet de Joven Montañero. Desde la cumbre teníamos cerca las cumbres de Peña Ubiña y una visión privilegiada de toda Babia.
Luis, Pelayo y Álvaro en la cumbre de Pozo Lao. Al fondo las Ubiñas

Concurso de Belenes

Esto sí que es un clásico del Club de toda la vida. Cada familia pone en casa su Belén y desde Anciles pasamos haciendo fotos de cada uno y damos un premio a los mejores. Esta vez nos acercamos incluso hasta Benavente. Hay Belenes muy sencillos, con el misterio exclusivamente. También hay Belenes muy trabajados, con muchas figuras, ríos, lagos, casas, pastores... Todo cuenta. Pero lo importante es mantener la tradición cristiana del Belén.
Un detalle del Belén de Juan Carlos, el ganador del premio de este año
El jurado ha tenido que decidirse por uno entre todos. Destacaron los de Alonso, Juan Carlos y José en Benavente. Finalmente otorgamos el premio al mejor Belén al de Juan Carlos en Algadefe. Se ve que está muy trabajado, puesto con cariño. El próximo año puedes ganar tú.

Las mejores fotos de la Navidad de Anciles:
Navidad Anciles 2016

16 diciembre, 2016

Belén de cumbres familiar 2016

El pasado domingo regresamos con el Trekking Familiar Anciles al pico Fontañán, para poner el Belén de cumbres de este año. Nos juntamos un buen grupo de gente al inicio de la ruta en Olleros de Alba. Iniciamos el camino desde este pueblo ascendiendo poco a poco, primero hacia el este camino del Piñueco, y después hacia el norte, ya directos al Fontañán.

Iniciando el camino entre los montes de Alba
Tras algunas paradas atacamos la ascensión final en dos grupos. Después de la fuerte subida nos juntamos en la cumbre todos los excursionistas. Pudimos contemplar las trincheras y bunker de la cumbre. Los chicos emocionados.
Los chicos dentro del bunker
Tras explorar los restos de la cumbre nos fuimos a un lugar más protegido para comer. A nuestro lado estaban los restos de nuestro Belén de cumbres de hace dos años. Bastante deteriorado, pero entero. Tras la comida recogimos los que quedaban del Belén del 2013 y pusimos el de este año. Llegó el momento de los villancicos. Los pequeños acompañaron con cencerro, palos y piedras, llevando el ritmo. Los mayores cantando con mayor o menor acierto.
Cantando villancicos
Después tocó recoger todo y emprender el regreso. El descenso lo hicimos por el camino clásico recorriendo el monte por lo alto hasta el collado de Yeguas y descendiendo hacia el valle por el que discurre el arroyo de San Martín.

Ya en el fondo del valle encontramos nuestro primer tesoro de geocaching, para emoción de los más pequeños. Un poco más allá entramos en una pequeña cueva al lado del camino.
A la entrada de la cueva
Seguimos camino por el fondo del valle al lado del arroyo. Una parada breve en la fuente para beber y continuamos. Entre las oquedades de las rocas encontramos otros Belenes montañeros que han dejado otros excursionistas.

Ya cerca del final del camino nos desviamos con los pequeños para encontrar otro tesoro de geocaching. Este último ya lo habíamos descubierto hace tres años. Cuesta que los chicos no se lleven parte del tesoro sin dejar nada a cambio.
Hemos localizado el segundo tesoro del día
Desde aquí queda poco recorrido hasta llegar a los coches. Paramos un rato en La Robla para descansar y tomarnos algo conversando sobre las incidencias del día.

Una selección de las mejores fotos:
Belén cumbres 2016

15 noviembre, 2016

Trekking Familiar Lois Anciles

El pasado domingo nos fuimos con el Trekking Familiar a la localidad de Lois, un pueblo precioso situado al final de un valle, perteneciente al municipio de Crémenes. Nos juntamos en el pueblo unas quince personas. Sin duda lo más llamativo del pueblo es su magnífica iglesia de mediados del siglo XVII, que recibo el apelativo de "La Catedral de la Montaña". También destacan algunas casas señoriales.

Iniciando el recorrido
Nuestro destino es llegar hasta lo que queda de la población de Anciles. El camino se inicia al lado de la iglesia del pueblo y discurre hacia el este. Es un camino ancho y bien cuidado que sube poco a poco hasta el collado de Lois. Al inicio del recorrido y en sucesivos puestos encontramos cazadores que nos aconsejan no salir del camino. Creo que, en parte, les hemos estropeado el día. La jornada es soleada con algunas nubes.
Las hayas en otoño
En el collado de Lois hacemos una breve parada para reponer fuerzas. En las orillas del camino encontramos unos restos escasos de nieve. Seguimos hacia el sur, primero pasamos por el collado de Anciles y después descendemos por una pendiente más fuerte hacia lo que queda de Anciles.

Por cierto, Anciles fue un pueblo de la comarca de Riaño que quedó anegado por las aguas del embalse en 1987. El Club Juvenil toma su nombre, en parte, de esta población ya inexistente.
Aguas de otoño
Después de un descenso rápido llegamos al llamado valle de Anciles, unas praderas rodeadas de montañas. Allí hay unos cuantos caballos. Los chicos se acercan a ellos y consiguen acariciarlos sin que se espanten. Incluso los caballos nos siguen un tramo del camino.
Pelayo con los caballos en el valle de Anciles
La ruta sigue descendiendo hacia el embalse. Pasamos por una garganta en la que el río Anciles forma unas cascadas cantarinas. Pronto llegamos al borde del embalse.
El río Anciles
Como estos días ha llovido, el pueblo semisumergido debe tener barro. Así que decidimos seguir el camino por encima del embalse hasta encontrar un lugar adecuado para comer y desde el que podamos contemplar los restos de Anciles. Finalmente encontramos unas praderas en una zona soleada que son muy adecuadas para descansar un rato. Desde aquí podemos contemplar lo que queda del pueblo. El agua está baja, pero todavía cubre buena parte de los restos. Solo podemos ver algunos muros de piedra.
Al fondo vemos los restos de Anciles. Entre las montañas algo de nieve.
Tras una comida tranquila y reposar un poco, tomamos el camino de vuelta. Ahora tenemos una pendiente fuerte hasta ganar de nuevo el collado de Anciles. Caminamos con tranquilidad, algunos con calma. Después de comer la pendiente cuesta más.
Panorama del embalse alrededor de Anciles
A mitad de la ascensión encontramos una curiosa fuente intermitente: al acercarnos deja de manar agua, si nos alejamos vuelve a salir el chorro. Poco a poco alcanzamos el collado. Por la tarde las nubes están cubriendo buena parte del cielo. Entre las nubes los rayos del sol poniente forman unos rayos rojos extraños.
Atardecer en la montaña
Llegamos al collado de Lois donde giramos al oeste. Ahora el camino es más suave, ligeramente descendente. Algunos caminantes están cansados, hemos recorrido bastantes kilómetros. Cuando llegamos a Lois está ya oscureciendo.
Descendiendo desde el collado de Lois.
Una excursión otoñal para descubrir nuestros orígenes. El próximo mes toca belén de cumbres.

Mientras tanto puedes ver una selección de fotos:
Trekking Familiar Lois-Anciles

02 noviembre, 2016

Convivencia El Llendón 2016

Acabamos de regresar de la convivencia que todos los años hacemos por estas fechas en El Llendón. En esta ocasión ha sido todo muy movido. El domingo hemos salido desde Anciles Álvaro, Gonzalo, Luis, Pelayo y Jaime con Charly como conductor. Nos hemos ido directos hasta Gijón para asistir a la santa misa del día en la iglesia de San Pedro, al lado de la playa de San Lorenzo.

Gonzalo, Álvaro, Pelayo, Jaime y Luis en Gijón
Cuando salimos ya era la hora de comer, así que nos fuimos hacia Playa España, al lado de El Llendón. Allí nos encontramos con Marcelo, Alejandro y Nono que habían llegado el día anterior. A pesar de todo nos fuimos a comer hasta El Llendón. En el interior de Asturias hay un sol fuerte que calienta bastante, pero en la costa hay una niebla fría que no hace agradable estar fuera de casa.

Tras la comida se marchan Nono y Marcelo y se nos unen a la convivencia Alejandro y Houston, que también está por allí estos días. Lo primero es un buen partido de fútbol-sala hasta que empieza a anochecer. Después organizamos una fenomenal partida de Risk que dura un buen rato. Pelayo se hace el dueño del mundo y gana la partida.
La partida de Risk
Se hace tarde y es hora de cenar. Tras la cena rezamos el rosario y volvemos a Playa España. Es de noche y resulta muy divertido hacer una hoguera y contar historias a la luz y el calor de la lumbre. Houston nos cuenta un par de historias de las suyas. Antes de irnos a dormir queda una última prueba: el camino de los contrabandistas.

Vamos a un camino forestal que se acerca al mar por entre un bosque de eucaliptos. Es el camino que antiguamente seguían los contrabandistas para sus tareas. Solo los más valientes se atreven a recorrer un tramo del camino entre dos puntos marcados por los monitores sin luz. El primero es Álvaro, después viene Gonzalo, Pelayo y Luis. ¡Son unos valientes! Pero es muy tarde y toca acostarse.
Historias al calor de la hoguera en la playa
Por la mañana los chicos se levantan pronto. El sol sale a ratos entre la niebla que cubre la costa. No hemos conseguido ver el mar desde el acantilado. Tras el desayuno y dejar la casa en condiciones, nos vamos a la playa de Celorio. Por el camino luce el sol y hace calor, pero al llegar a la costa nos envuelve la niebla de nuevo. ¡A mal tiempo buena cara!

Mientras montamos la red de vóley, los chicos juegan al fútbol. Una vez listo el campo de vóley se disputa un buen partido. No queda claro quién es el ganador. Cuando los chicos se cansan se ponen a jugar con la arena. Sin darnos cuenta es hora de regresar a nuestra base.
Jugando a vóley-playa
Llegamos al Llendón, una ducha y a comer. Tras la comida no hay tiempo para mucho. Tenemos que estar de vuelta en León a media tarde. Ahora toca recoger todo. Y eso lleva su tiempo. Que todos recojan sus cosas y las dejen en el coche. Barrer la casa y dejarla ordenada siempre es una lucha titánica. Con un poco de retraso salimos hacia León después de dejar todo en orden. A los pocos kilómetros vuelve a lucir el sol del ocaso. Ha sido una convivencia muy breve, pero muy divertida.

Una selección de fotos:
Convivencia El Llendón 2016

18 octubre, 2016

Volvemos a Las Médulas

Hace varios años que no nos acercamos hasta Las Médulas. Las Médulas es un paraje muy peculiar formado por los restos de la mayor mina de oro a cielo abierto que explotaron los romanos hace dos mil años. Este pasado fin de semana nos acercamos de nuevo a este lugar fantástico. No éramos muchos: tres hermanos Álvaro, Luis y Pelayo, con Alejandro y con Houston y Charly de mayores.

En Castrillo de los Polvazares
Partimos de León el sábado a mediodía. Nos fuimos por el camino de Santiago, para hacer un poco de turismo cultural. Nuestra primera parada fue en Castrillo de los Polvazares, al lado de Astorga. Un pueblo precioso, todo construido con piedras y lugar apropiado para una buena comida. Nuestro siguiente objetivo fue la Cruz de Ferro, el punto más alto del Camino de Santiago Francés. Allí paramos para hacernos unas fotos y comer.
Luis en la Cruz de Ferro
Las siguientes paradas fueron en El Acebo, otro pueblo típico del camino y Molinaseca. En cada una de estas paradas pudimos localizar un geocaching para diversión de los chicos. También paramos en Ponferrada para ver el castillo de los templarios y visitar la Virgen de La Encina.
En Ponferrada ante el castillo de los templarios
Desde aquí fuimos directos hacia nuestro destino. Lo más urgente era localizar un sitio para acampar y montar las tiendas de campaña antes de anochecer. Encontramos un lugar apropiado y muy discreto al lado del lago Carucedo.
Álvaro sonriendo ante su tienda de campaña
Ya instalados, al atardecer nos fuimos hasta el pueblo de Las Médulas. Desde allí caminamos hasta el pueblo abandonado de La Balouta. Desde la última vez que estuvimos allí, el pueblo ha perdido casas y habitantes. Antes había ovejas, ahora no hay nada. De noche es un lugar impresionante.
Visitando La Balouta en la noche
Regresamos hasta Las Médulas y cenamos en la noche a la luz de las linternas. Nuestro siguiente objetivo fue penetrar en el paraje de Las Médulas para ver las dos cuevas grandes: la Cuevona y la Encantada. Por el camino encontramos varios sapos enormes. Exploramos con tranquilidad las enormes cuevas dejadas por los romanos. Los chicos disfrutaron en la noche. Cuando regresamos a los coches todos estábamos cansados, más que por la hora, por lo mucho que habíamos caminado.
Álvaro y Pelayo en el fondo de la cueva Encantada
Llegamos a nuestro lugar de acampada. Cuando estábamos preparándonos para dormir se puso a llover fuerte. Hasta ese momento el cielo había estado cubierto, pero nos habíamos podido mover por todas partes sin la molesta lluvia. No hubo más remedio que acostarse en los sacos. Houston contó alguna historia de miedo, pero casi nadie escuchó el final. Durante la noche la lluvia caía intermitente, pero en nuestras tiendas estábamos muy felices a cubierto.
Amanecer en el lago. Dispuestos a recoger las tiendas
Al amanecer seguía lloviendo. Tuvimos que desayunar a cubierto, en las tiendas. Tuvimos que recogerlas totalmente mojadas. Ahora están secando en una sala del Club. Cuando acabamos de recoger el campamento dejó de llover. Nos acercamos hasta el pueblo de Las Médulas, pero ahora a la luz del día. Dimos un paseo hasta el lago Somido desde el que hay una buena vista general del paisaje.
Las Médulas desde el lago Somido
Después nos acercamos hasta la iglesia de Carucedo para asistir a la misa del domingo. Allí encontramos a una familia conocida. A la salida de la misa fuimos en coche hasta otro punto muy interesante: el mirador de Orellán. Desde este lugar hay una visión magnífica de todo el paraje.
En el mirador de Orellán
El mirador y sus alrededores dieron para un buen rato. Incluso nos adentramos un momento en el bosque de castaños por el camino que baja hasta las cuevas. Se nos hizo un poco tarde y buscamos un lugar adecuado para comer por allí, al pie de un magnífico castaño.
Un impresionante castaño hueco
Tras la comida regresamos a Las Médulas para visitar ahora el paraje y las cuevas a la luz del día. Los chicos se quisieron llevar unas muestras de la arcilla del lugar, que, como todo el mundo sabe, contiene algo de oro. Las cuevas durante el día tienen otro encanto diferente, ahora se puede ver el paisaje y no hace falta linterna. Por el camino encontramos enormes castaños huecos en los que los chicos disfrutan como auténticos gnomos.
Las cuevas de día tienen otro encanto
En el camino de regreso intentamos localizar otro geocaching en un árbol supuestamente milenario. No lo encontramos. En todo caso disfrutamos de un día en las Médulas, que siempre es una aventura para chicos y mayores. Si además añadimos el montar y desmontar tiendas de campaña y dormir en ellas, entonces es memorable. Por cierto, no volvió a llover en todo el día.
Otro divertido árbol hueco
Aquí tienes una recopilación de las mejores fotos:
Las Médulas 2016