10 enero, 2009

Vencer la presión del grupo

En la adolescencia la pandilla de amigos tiene una gran importancia y ejerce su presión sobre el individuo concreto. En estas edades un referente muy importante de la conducta y de las decisiones es el grupo de amigos o amigas. Lo que piensa y hace el grupo es la norma de actuación.


Si las personas que dirigen el grupo, son sensatas, las acciones también lo serán; pero si los planteamientos son inadecuados, aparecerán los problemas. Podemos observar que un chico o una chica trabajador y educado se transforma en un desobediente y en un auténtico gamberro. Esto ocurrirá si no se sabe vencer la presión del grupo.

Las razones por las que el adolescente se deja influir por el grupo suelen ser:

- La inseguridad: el adolescente no se conoce a sí mismo, no controla las emociones, no se acepta como es y no sabe por dónde ir. Esto le llevará refugiarse en el grupo.

- El sentimiento de inferioridad favorece el no sentirse valorado no aceptado. Además tiene miedo a ser rechazado y a quedarse solo. Le preocupa mucho lo que piensen de él o de ella. Se da una hipersensibilidad al ridículo.

Los padres deberán desarrollar en sus hijos una personalidad firme, enseñándoles a ceder en lo que no sea importante y a decir no a lo que no les conviene. Les ayudará a entrenarse el tener un repertorio de frases ante las propuestas inadecuadas e insistentes: “no bebo, porque no quiero”, “no voy a hacer eso”, “cuando digo que no es que no”, “no insistas, ya te he dicho lo que pienso”, etc.

En definitiva, se trata de enseñarles que uno tiene más personalidad cuando sabe decir que no, aunque para ello tenga que oponerse al grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada