01 junio, 2007

Organizar el tiempo

Ayer tuvimos la estupenda charla-coloquio con Mercedes Merino. Fue realmente una charla muy práctica, breve y amena. Lo cierto es que es difícil resumir una conferencia así en unas líneas. ¡Hay que estar en estas charlas! Vale la pena. En cualquier caso vamos a poner algunas de las ideas que expuso Mercedes. Hay que puntualizar que la charla estuvo orientada, sobre todo, a las madres y padres de familia, al modo de hacer rendir mejor el tiempo dentro de la familia.

Mercedes
Primera idea: el tiempo ni se compra ni se amplía, pero puede administrarse. Y como primera medida nos propone no perder el tiempo. Aprovechar los retales de 10 ó 15 minutos que surgen a lo largo del día.

A lo largo del día podemos distinguir tres tiempos diferentes:
Tiempo de sueño, entre 7 y 8 horas vitales para la recuperación física y mental. Nos propone hacer caso de los consejos habituales para dormir mejor:

  • Acostarse y levantarse siempre a la misma hora, a ser posible temprano.
  • No acostarse con hambre o con la tripa llena.
  • Evitar tabaco, alcohol y cafeína.
  • Mantener la habitación sin ruido, ventilada, con buena temperatura, sin mucha luz.
  • Buscar una ocupación relajante antes de dormir.

Tiempo de trabajo, otras 7 u 8 horas. Aquí nos aconseja, en primer lugar, aprovechar el tiempo, por justicia y por eficacia. Si trabajamos intensamente podremos exigir.

También propone dividir el tiempo entre tareas según su importancia; saber que es limitado nos ayudará a rendir más.

El tiempo restante, las 7 u 8 horas que quedan. Este tiempo se reparte entre:

  • Las necesidades básicas: comida, aseo, etc.
  • Las actividades habituales propias de cada persona, informarse, relaciones sociales, etc.
  • Las actividades necesarias. Aquí incluye cuidar del cuerpo y cuidar del espíritu.

Mercedes se para un poquito en el tema de cuidar del espíritu. Necesitamos informarnos de lo que ocurre en el mundo, en nuestro entorno. También necesitamos información sobre nosotros mismos, dar un sentido a nuestra vida: ¿Quién soy? ¿De donde vengo y a dónde voy? ¿Por qué y para qué estoy en el mundo? Afirma que establecer una relación con Dios es el reto más importante de nuestra vida.

Finalmente nos propone algunos trucos muy prácticos para llegar a todo:

  • Medir el tiempo, ver en qué gastamos nuestro tiempo. Nos podemos llevar sorpresas.
  • Planificar, 10 minutos para organizar el día dan mucho de sí.
  • Usar agenda, permite no perderse a lo largo del día.
  • Tener sentido práctico, usar las técnicas actuales: en la cocina y en la casa, usar el móvil, el congelador, la banca interactiva, las alarmas, etc.
  • Desterrar el perfeccionismo, no ponernos metas inalcanzables, aceptar que otras personas hagan nuestras tareas, etc.
  • No perder la paz. Contar con los sucesos inesperados y hablar siempre en tono suave y sosegado, evitando la precipitación en todos los gestos.
  • Mantener el orden. De este tema se habló mucho, el orden ayuda a mejorar el aprovechamiento del tiempo. Entresaco dos consejos: todos en casa deben ordenar, tirar o regalar los trastos viejos o que no se usan.
  • Concentrar las tareas. Aquí habla de cuatro temas:
    • La compra, aconseja hacer una lista, planificar los menús, no comprar imprevistos incluso si están de oferta. Nos da un repaso sobre los distintos alimentos que podemos resumir en que el alimento más sencillo suele ser el más barato y el más nutritivo.
    • Las tareas administrativas: los recibos, las cuentas del banco, etc. Aconseja tener un lugar donde guardar todos los papeles y utensilios de oficina y reservar un tiempo a la semana para estos menesteres.
    • Las tareas pequeñas.
    • Las tareas compatibles, hay cosas que se pueden hacer a la vez, como ver la tele y hacer punto.
Posiblemente esta haya sido la última charla-coloquio de este curso. En cualquier caso estas charlas siempre son muy enriquecedoras. El próximo año habrá más. ¡No os las perdáis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada